viernes, 10 de febrero de 2017

Diedro Esteras al Almanzor (IV/3+, 200mts.)

Viernes 10 de Febrero
Había nevado días atrás pero las temperaturas eran altas en la sierra, durante dos días la lluvia llegó al Sistema Central y amenazaba con retirar todo el manto blanco que había caído. Pero los caprichos meteorológicos se pusieron de nuestro lado y una bajada brusca de temperaturas dejó todo helado, las temperaturas habían bajado más de 10ºC en menos de 12 horas y todo lugar por donde un día corría agua el siguiente era puro hielo.

La sierra madrileña estaba preciosa y se formaron cosas interesantes, además según las previsiones a finales de semana iba a ocurrir otro episodio de similares características en toda la zona centro, así que era el momento ideal para acudir al Circo de Gredos, lugar al que hacía un año que no iba y al que suelo frecuentar más a menudo. Objetivo?, el que llevaba un par de años planificando; el Diedro Esteras al Almanzor.

Llamé a Gayu para estos menesteres y ahuecó la agenda para salir el viernes al medio día y volver el sábado tardecito. Además estaba de refugiero Irra, así que un acicate más para ir a verle al Refugio de la Laguna de Gredos, que por cierto estrenaba nombre.

Planificadas las intenciones partimos de Parla el viernes, durante el camino nos dimos un repaso a lo acontecido las semanas pasadas y llegamos a la Plataforma sobre las 17:00 horas. La temperatura era baja unos -3º y además corría un viento de Este que prometía traer para el domingo algún episodio de nieve.



Partimos con las mochilas y bien abrigados por el camino empedrado, el hielo afloraba por todos lados y aunque sin crampones tratábamos de ir buscando la roca para evitar un posible resbalón, mientras nos cruzábamos con algún turista haciendo virguerías para esquivar los tramos helados.

Subimos al llano del Prado de las Pozas, la cantidad de nieve era notable y en el propio circo un gran nubarrón que amenazaba con dejar algo esta misma noche, mientras la temperatura descendía algunos grados, cosa buena para la próxima jornada.



Atravesamos el Arroyo por el puente y comenzamos el ascenso a los Barrerones, normalmente se hace ardua la subida, pero en este caso con nieve las zetas del camino se ocultan bajo el manto y recortas unas cuantas decenas de metros.



Como en otras ocasiones y siempre que pasamos por aquí recordamos aquella vez que nos perdimos "el trio lalalá" por los Barrerones y estuvimos un par de horas caminando entre la niebla con el rumbo equivocado y con los gps en casa.

Al fin llegamos a la parte alta, el viento había esculpido la nieve convirtiéndola en puro hielo y decidimos parar a ponernos los crampones, con éste viento y frío la sierra estaba un tanto peligrosa.



Continuamos por el llano de Barrerones y empezamos a perder altura progresivamente, la senda y los piornos se ocultaban bajo la nieve y el circo nos mostraba sus colores más cálidos coincidiendo con los últimos rayos de sol tapados parcialmente por una oscura y amenazante nubosidad.

Perdimos altura con rapidez, observamos las primeras formaciones de hielo en las laderas del Morezón y supimos que mañana si la nevada de esta noche nos respetaba podía ser un día perfecto para nuestro objetivo.

Llegamos al borde de la laguna y no dudamos en atravesarla, la cantidad de nieve era bastante gruesa y la temperatura baja como para asegurarnos pasar e incluso a un tractor diría yo.
Subimos las escalerillas del refugio y entramos al mismo, allí estaba Irra bastante tranquilo, sólo un trío y nosotros dormíamos esa noche.
Así que la sobremesa se alargó charlando de nuestras cosas, y es que ya se sabe; el vino es el mejor conversador para la noche y el mejor anfitrión para un centro de mesa.

Sábado 11 de Febrero.
Habíamos pasado la mejor noche en el Refugio de Gredos que recuerdo, solos en la habitación dormimos a pierna suelta y el despertador nos levanto de nuestro letargo, aún era de noche y lo primero que hicimos fue cerciorarnos de la nevada que había caído.
No había gran cosa, hacía viento y posiblemente la había venteado a los valles, aunque a decir verdad la cosa había sido muy débil, en el termómetro exterior del refugio -8ºC. Perfecto.

Desayunamos en la cocina libre y pronto estábamos con el material preparado para partir hacia arriba.
Subimos ligeros; una mochila con agua, unas barritas y un par de plumas, todo el material colgado y la cuerda en la otra espalda disponible. Así iniciamos la marcha por el "archiconocido" camino rumbo a la base del Almanzor.



El día estaba cerrado, todo el circo estaba cubierto por una densa niebla que no nos dejaba ver el segundo escalón, aunque tan sólo ver todas las cascadas formadas del primero ya era un regalo para nuestros ojos legañosos.



Una tras otra fuimos mencionando todas las cascadas posibles, las más clásicas, las menos habituales y otros hilillos helados que surcaban los diedros. Así nos fuimos acercando a la Hoya Antón, para después variar levemente el rumbo hacia la Portilla Bermeja, aunque con la niebla y con la gran cantidad de nieve, a veces no era capaz de reconocer los lugares.

Ascendimos el tramo más empinado hacia la mencionada portilla y después con piolet en mano comenzamos a subir hacia la Portilla del Crampón. La nieve estaba helada y los crampones mordían a la perfección, eso si, no se podía tener ningún despiste.

Antes de encajonarnos en el tramo final observamos en algunos momentos el azul del cielo sobre el Almanzor, parecía que podía abrir pero cuanto más ilusiones más nubosidad se metía.
Realizamos la travesía bajo la cara Este, también helada por completo y bastante peligrosa, son 30º laterales que no agradecen mucho los tobillos.



Observamos la Canal Este y después el siguiente era el nuestro, allí lo intuimos entre la niebla. Por unos momentos nos mostró toda su longitud helada y de nuevo se tapó, así que nos dirigimos a su base junto a unas rocas con la idea de hacer una pequeña plataforma para organizarnos con las cuerdas y material. También aprovechamos para echar a suertes quien comenzaba a tirar largos, programamos dos largos, uno hasta el bloque y otro posterior para salir del diedro,,, y a mi me toco la guapa del baile.

TRAMO INICIAL:
El primer tramo lo ascendimos sin cuerda, se trataban de unos 50º de inclinación con la nieve dura, estábamos muy lejos del bloque empotrado y la R0 nos convenía montarla en la roca donde la canal ya se estrecha, así que progresamos unos 40 - 50 metros hasta llegar a la altura de un clavo situado en una fisura a la derecha, allí triangulamos con otro clavo y un micro y montamos la primera triangulación.



LARGO 1:
Comenzó Gayu tirando, el corredor se estrechaba a un metro escaso, la inclinación ascendía levemente y el hielo comenzaba a aparecer en el itinerario, lo mejor que nos podía pasar ya que los tornillos entraban perfectamente.



Tras unos 30 metros llegó al lugar donde comienza el diedro, era el lugar indicado para montar la siguiente reunión y allí a la derecha de nuevo aprovechándose de un clavo montó la segunda reunión.



LARGO 2:
Ascendí con paciencia hasta la posición de Gayu, sabía que me tocaba el siguiente, así que fui tranquilo para no acumular gasto energético.
Allí nos cambiamos material y observé hacia arriba. Todo el diedro estaba repleto de "verglace", había nieve acumulada en la parte baja y el bloque se podía pasar tanto por arriba como por abajo.

Partí por la nieve del fondo del diedro los escasos 8 metros hasta situarme bajo el bloque y allí lo vi claro, con estas condiciones de hielo no podía meterme bajo el bloque, había que disfrutar por fuera.



 Protegí en un cordino que encontré bajo el bloque y salí por la plancha helada hasta situarme sobre el bloque, más fácil de lo que pensaba resultó.

Desde allí la salida del diedro estaba cerca, la nieve pegada sobre el propio hielo era perfecta, además había roca a la derecha para proteger con friend, así que fabuloso todo.

Otro tramo disfrutando con buen hielo hasta llegar a montarme en otro bloque empotrado, hice ademán de meter un tornillo pero las condiciones eran tan buenas que tampoco lo pensé mucho más y tiré los dos metros que me faltaban a unos 70º para salir del diedro.

No quería subir mucho para no perder de vista a Gayu y en cuanto salí a derechas observé "mi fisura", una fisura de libro para triangular perfectamente y además poder divisar todo el ascenso de mi compañero de cordada. -¡Cuando quieras Gayu!-.





SALIDA A CUMBRE:
La subida de Gayu fue algo menos rápida de lo esperado, la mochila incomodaba para salir del bloque empotrado, pero una vez tuvo espacio para moverse, fue subiendo como una salamanquesa e incluso posando cuando así se lo pedía.

En lugar de parar conmigo en la reunión me dobló y continuó la subida hasta una estrecha arista que nos daba la posibilidad de mirar hacia la Vía Norte del Almanzor, unos 45º de nieve dura perfecta para progresar. Allí paramos y guardamos la cuerda el resto lo íbamos a subir sin ella.

Entre la niebla que volvía a cubrirnos nos dirigimos por lo más lógico; primero tiramos hacia la izquierda en diagonal y salimos a una especie de arista,



que nos sonaba de otra internada estival que hicimos por el Espolón de los López. Allí nos liamos por el mismo filo en busca de algún resalte, alguna plaquita de "verglace" y un poquito de patio hacia la cara Este.




Un leve claro nos mostró el vértice a escasos 20 metros, -¡andá si ya estamos aquí!-. Ascendimos los protocolarios metros hasta el punto más alto y nos sentamos junto al mismo cubierto enteramente por grandes trozos de hielo. Ver la verdad que no vimos mucho, tan sólo oíamos algún berrido procedente de la Portilla del Crampón de alguna cordada.

No estuvimos mucho tiempo arriba, éramos conscientes de que hoy teníamos que volver al coche, así que tras hacernos una foto y recuperar el aliento procedimos a descender por la vía normal, bastante tapizada de manto blanco endurecido.



Descendimos hasta la argolla situada bajo la cumbre y desde allí rapelamos los 30 metros de cuerda "doblada" para llegar justo a la entrada de la trepada final de la Cara Sur.



Allí la guardamos y en travesía fuimos escrupulosamente dirigiéndonos hacia la Portilla del Crampón.
Esta zona de las Canales Oscuras es "un criadero" de accidentes y por ello con tranquilidad fuimos clavando herramientas y acercándonos al punto seguro de la portilla. A cobijo del viento decidimos hacer una parada y comer una barrita energética, habíamos superado lo peor.

En ese trayecto nos cruzamos con los compañeros que iban en ascenso a largos y que nos preguntaron por la instalación de rápel para bajar. Nos despedimos y comenzamos a bajar por la portilla que aunque con nieve dura te permitía bajar rápido primero cara a la pared y luego de espaldas a la misma.

Una bajada rápida que nos llevó entre la niebla nuevamente a llegar al refugio una hora después de salir de cumbre. A las 15:00 horas.



 Allí nos encontramos a algunos amigos, hecho que nos hizo apenarnos por tener que bajar hasta el coche y no poder pasar allí la tarde. Aunque aprovechamos una larga hora para echarnos unas risas y contarnos nuestro último mes vital con cerveza en mano.



A las 17 salimos del Refugio de la Laguna de Gredos rumbo al coche, al final no fue una hora lo que nos liamos, si no dos, y atravesamos la laguna por su mitad a buen ritmo con el objetivo de llegar con luz al coche, cosa que conseguimos.



Allí en el aparcamiento de la Plataforma pudimos observar que la temperatura había subido bastante respecto al día anterior y que los pronósticos de nieve para esta misma noche eran bastante elevados, así que con los primeros copos cayendo salimos del coche rumbo a Hoyos del Espino a por el premio gordo de la jornada en forma de bocadillo.
El premio y el café calmaron nuestras ansias energéticas y nos pusieron rumbo a Madrid en la furgui con la proyección de nuevos planes de montaña lanzados al aire.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada