domingo, 13 de julio de 2014

Vía Sur Directa a la Peña Santa de Castilla (Vº, 650 metros) (Parte 2)


Vía:
Se trata de una de las clásicas de España, su mayor problema no reside en la dificultad, ya que no excede del Vº, si no en la longitud de la vía, el descenso y todos los problemas derivados a la alta montaña, como el escape, caída de piedras, falta de agua, pérdida de vía, cambio de tiempo, etc...
Su itinerario es lógico; la primera parte asciende por la depresión del zócalo inferior (por canales y fisuras) y tras superar el nevero de la parte media, tiene una segunda muy bonita por canalizos que te llevan a cumbre, el mayor problema está en enlazar estos dos tramos, zona algo perdedora si no se conoce y quizás poco evidente.

La abrieron en 1947 la cordada formada por Folliot, Fuentes y Rojas y en 1952 redireccionaron la salida actual Teógenes y Carletto Re. Todos grandes escaladores de la época pertenecientes a la R.S.E.A. Peñalara.

Aproximación a la vía en:
http://pelegrinajes.blogspot.com.es/2014/07/aproximacion-la-pena-santa-de-castilla.html

Crónica:
Amanece en Vega Huerta, la noche ha sido plácida y comienza a entrar claridad bajo la puerta del refugio, lugar por donde ha entrado un ratón de campo que aprovecha el verano para hurgar entre las bolsas y llenarse la despensa.
Salgo fuera a echar "la meada mañanera",  todo en orden, han llegado dos personas más que están vivaqueando con los sacos y los gallegos que dormían en el nevero colgado aún no los delatan sus frontales.
Desayunamos con lagartijas en el estómago, es lógico antes de una gran escalada, y ésta no va a ser menos. Tenemos la mochila preparada del día anterior; material de escalada, comida, agua, frontal y plumas la componen, el resto lo dejamos en el interior del saco y los hornillos sobre la mesa.
Aproximacion:
Partimos del refugio poco antes de la 7, la aproximación es evidente; sale una senda marcada por el prado de Vega Huerta rumbo al Norte, sorteamos algunas vacas que a estas horas yacen sentadas en el prado y continuamos en linea al inicio de la vía, mientras vemos que los gallegos ya están en pié.


Tras el prado nos metemos en una zona kárstica que la protege un nevero, se supera bien perdiendo algunos metros y cruzando a la pedrera descendente de la pared por unas amplias terrazas de hierba. Después iniciamos el ascenso por la pedrera trazando zetas por restos de senda para llegar a la base de la pared.
Nuestra referencia clara es un triángulo de roca con el vértice hacia arriba, por su derecha se inicia la vía y debemos llegar hasta allí para iniciar la escalada.


Hemos llegado al pie de la pared que no de la escalada, tenemos el triángulo encima y hay que ascender trepando a la repisa situada en su vértice inferior derecho. Tira Juanjo primero mientras hago unas fotos y no parece una trepada muy difícil. La catalogan de IIIº, pero antes de llegar a la repisa ya tienes una buena altura como para hacerte daño si te caes.


LARGO 1º, (IVº+, 40 metros):

Descripción: Largo por chimenea que se puede dar por fuera desde su parte media (aéreo), tras el gendarme se continúa por la pared un poco a la izquierda inicialmente por una sucesión de fisuras para volver a la vertical hasta llegar a la terraza bajo una nueva chimenea vertical.

Crónica: Sorteamos el inicio de vía, le toca a Juanjo como casi siempre y en la mínima terraza un tanto tumbada nos ponemos todo el material y estiramos las cuerdas, he metido un seguro en la base por que el inicio no es exactamente un lugar muy seguro (de esta manera estaré protegido a resbalones).
Se prepara Juanjo y comenzamos la aventura a las 7:50 minutos, buena hora ya que por la tarde parece que hay un cambio de tiempo y queremos estar ya abajo.

Va ascendiendo por la chimenea bastante bien, tiene buenos agarres y pies durante el primer tramo, un par de seguros y llega a la mitad de la misma.


En lugar de continuar por dentro por un estrechamiento que puede presentar problemas para la mochila, es mejor salirse por fuera por el espolón, es más aéreo pero menos arrastrado y se progresa muy bien.


Pierdo de vista a Juanjo, está en lo que sería el vértice del triángulo y desde allí cambia de plano de la escalada y gira a la derecha a la pared de "la peña". Tras unos 20 metros más de cuerda monta la reunión, han sido un total de 40 y me da el ok para iniciar la escalada.
Voy disfrutando del inicio, parece fácil, buenos agarres, pies, y llego al lugar donde hay que salir al espolón, ufff !! da cosa salirse por fuera, ésto es aéreo, pero se sube muy bien hasta la parte alta del triángulo.
Ahora la vía continúa a mano derecha, se ven unas fisuras verticales de buenas pinzas un pelo a la izquierda, aunque para montarte en ellas hay un pequeño paso, que se soluciona bien. Sigo por las fisuras hacia arriba, hasta que el terreno se va poniendo más fácil y llego a la reunión donde está Juanjo, situada bajo una chimenea.


LARGO 2º, (IVº+, 50 metros):

Descripción: Este largo tiene varios itinerarios posibles, la idea es llegar a las terrazas herbosas superiores, lo ideal para menos fricción de cuerdas es ascender por la chimenea que tenemos en la vertical, pero es de Vº+ y tiene algún paso de apretar, así que lo más asequible es por la izquierda, ascender por una sucesión de terrazas algo verticales de inicio que se van tumbando más arriba.

Crónica: Me toca a mi abrir el largo, la verdad que a sabiendas de las distintas posibilidades de ascenso, la más lógica es la que asciende por la chimenea, veo arriba a unos 5 metros un clavo y creo que puede ser factible.


Asciendo por encima por terreno vertical, un paso de Vº primero y llego al clavo, le pongo una cinta larga e intento ver la manera de subir. Es bastante vertical y la mochila tira hacia atrás, busco manos, pies y no lo veo claro, quizás el paso salga, pero por arriba se ve que la cosa es mantenida sin muchos agarres y además el clavo está doblado totalmente de las caídas, -"adiós"-.
Me sitúo nuevamente bajo el clavo y tras descender un poco, por una pequeña repisa salgo por la izquierda de la chimenea a la zona de terrazas.
También es vertical, pero por lo menos hay agarres, no se si exactamente voy por alguna de las variantes hasta que unos metros más arriba ya veo un clavo que chapo, -"parece ser que sí"-.
La cuerda me fricciona mucho y es que dejé chapado el clavo de la chimenea como protección para salirme de ella y estará rozando toda la roca lateral. Las dificultades desaparecen a la vez que gano altura y voy llegando a algunas terrazas de hierba.
El terreno es cómodo pero la cuerda cada vez fricciona más, así que tras unos 50 metros decido montar reunión en una cómoda terraza con mis propios seguros.

Tras la reunión aseguro a Juanjo, que parece que quiere decirme algo pero no le escucho claramente y veo que tarda (posteriormente me contará que no pudo quitar la cinta plana del clavo de la chimenea por la tensión de la cuerda). Después de la parada ya asciende de seguido hasta la reunión sin excesivos problemas.


LARGO 3º, (IIIº, 30 metros):

Descripción: Se trata de un largo fácil de transición, sobre terrazas herbosas y roca caliza tumbada.
Crónica: Por unos momentos dudamos como realizar este largo, la dificultad es mínima desde la misma reunión, pero en ensamble nos supondría tener que quitarnos las cuerdas y al final más tiempo, así que decidimos tirar como si fuera un largo normal, uno abre y otro recoje.
Desde la reunión se ven lanchas de caliza, le doy algo de material a Juanjo y arranca, gana metros con rapidez y en diagonal a la derecha hasta que desaparece tras la roca.


No hay muchos más metros hasta situarse bajo el siguiente muro donde se encuentra la reunión bajo una fisura con tendencia a izquierdas. Monta reunión y asciendo hasta su posición, mirando hacia arriba mientras llego observando el próximo largo.

LARGO 4º, (IVº, 40 metros):

Descripción: Desde la reunión se asciende con tendencia a izquierdas por agarres y buenos buzones en dirección a una ancha grieta, en lugar de introducirnos ascender por la izquierda de la grieta por un tramo bastante disfrutón hasta el final de la placa rocosa donde hay una nueva terraza.


Crónica: La idea original es ascender por el murete hacia la grieta que se ve 10 metros más arriba.
Pillo magnesio y comienzo a ascender, hay pequeños buzones para meter manos y pies, voy ascendiendo bien sin muchos problemas hasta llegar a la grieta, desde debajo veo que es rara, muy ancha para proteger y no lo suficiente como para meter las piernas por el interior.


En lugar de ir por la grieta, decido dirigirme directamente por la izquierda, hay algunos cantos y creo que sera factible por lo tanto voy ganando altura con las manos por pequeñas hendiduras y los primeros tubos de órgano, la adherencia de la caliza es estupenda y me permite superar la parte más inclinada y salir a la terraza superior con hierba donde está la reunión formada por 3 o 4 cintajos.
Monto reunión y aseguro a Juanjo que no tarda en aparecer sobre la caliza, terminando así el 4º largo en sólo 2 horas de escalada.


Vamos muy bien de tiempo y tenemos posibilidades de poder bajar hoy en el día a Soto de Sajambre.

LARGO 5º, (IVº+, 50 metros):

Descripción: Sobre nuestras cabezas tenemos una fisura-chimenea bastante rara, mejor salir por la izquierda e ir progresando hasta un clavo. Un paso lateral a derechas y posteriormente continuar hacia arriba hasta introducirnos en una canal que nos lleva al nevero colgado.

Crónica: Con rapidez nos cambiamos los cacharros, tan sólo nos queda un largo para llegar al nevero donde comeremos algo y Juanjo ya está preparado. Sale en la vertical de la reunión por una fisura que un poco más arriba se transforma en una chimenea estrecha, protege y es demasiado vertical, prueba pero no ve claro el paso, así que lo mejor será salir por la izquierda por donde parece todo más "sobado" del paso de los escaladores.


En diagonal a izquierdas va ascendiendo, ahora sí, sin problemas hasta desaparecer tras la roca, veo que tarda mucho en coger cuerda a mitad de largo y después continúa tomando cuerda hasta unos 50 metros.


Tras esos 50 metros pasan los minutos y 10 después me grita el -¡reunión!, estoy impaciente por ver como transcurre el largo y tras ponerme los gatos voy para arriba.
El inicio es disfrutón, realizó la travesía bien y la cosa se pone más vertical, llego al clavo y realizo el paso a derechas, observando el porqué está ahí, -"un apretón"-. Después continúo la escalada introduciéndome en una chimenea profunda, que me lleva a una zona con piedra suelta donde se encuentra Juanjo, y es que ya estamos en el nevero colgado perenne.
Ha tenido que montar la reunión con seguros flotantes, ya que no ha visto nada, pero es lo que tiene el terreno clásico. Hemos completado el primer tramo de la escalada en sólo 2h 30 minutos, vamos a 30 minutos por largo y a este ritmo llegaríamos a cumbre a las 14:00 horas, hora perfecta para descender tranquilamente e incluso volver a Soto a pegarnos un homenaje.

vistas desde el nevero colgado
Ahora tenemos por delante un tramo un tanto irregular, vamos a mezclar tramos en ensamble, un largo con el paso más duro de la vía y otro de mero trámite para llegar al último tercio de la escalada con los tubos de órgano. Así que vamos a relajarnos unos minutos y comer algo antes de continuar.

Tras unos 20 minutos retomamos la escalada, voy a tirar yo de primero esta vez en ensamble.

TRAMO EN ENSAMBLE, (IIIº+, 150 metros):

Descripción: Se asciende por la rimaya del nevero colgado o bien por una serie de escalones rocosos y fisuras pegadas a la base de la Aguja José del Prado hasta un gran nicho con sima. Ojo no continuar hacia el Collado que forma la aguja, el nicho se queda unos 20 metros antes a la derecha.

Crónica: Bordeo la roca por la derecha por terreno inestable de piedra suelta y en lugar de continuar por la rimaya que forma el nevero con la roca, me monto en la zona rocosa por donde progreso mejor, nos hemos puesto las botas para esta zona.
Continúo bastante bien, son placas tumbadas de no más de IIIº y con los seguros alejados voy ascendiendo hacia la base de la pared de la Aguja José del Prado.


Cuando llego a la base de la pared, veo que hay una especie de amplia fisura/chimenea que asciende y por la que veo algún resto de cordino y clavo, -"por aquí es fijo"-.
Pero al mirar arriba veo algo que nos va a traer problemas: los gallegos están aún en su primer largo del día, y estaban supuestamente 2 horas y 30 minutos por encima nuestro, -"puffff "-.


Terminamos nuestro ascenso por la chimenea que se transforma en una repisa que nos lleva directamente al nicho con la sima, donde están ellos.



Son dos cordadas de 2 y de 3 y por lo visto se les ha quedado la mochila encajada en la chimenea por encima de la sima y llevan allí 3 horas intentando solucionar el problema.

Problema que ahora tenemos nosotros. Hablamos con ellos, somos más rápidos pero el adelantarlos les va a suponer estar parados una hora a ellos, por lo que a sabiendas que la ética escaladora dice que adelantar cordadas es un error y un peligro por cruzar cuerdas, sólo les adelantaremos si ellos nos dejan y se paran. 
En el nicho esperamos un poco, están ascendiendo una cordada por la chimenea y la otra por el lateral derecho, donde hay una chapa (el único elemento taladrado de los 650 metros) y el paso más duro de toda la vía. Aprovechamos para cambiarnos las botas por los gatos y tomar aire.

LARGO 6º, (Vº, 30 metros):

Descripción: Existen dos posibilidades, o bien de frente por la chimenea de Vº o por el paso lateral, que se trata de ascender por una zona un poco escasa de manos y protegida por un clavo primeramente, para buscar una placa inclinada protegida por la chapa Vº, donde las manos son malas. Tras el paso se sube hasta un espolón muy estético y se gira a izquierdas para ascenderlo hasta la reunión.
Crónica: Los gallegos han subido, a tenor de lo que les ha costado superar los pasos "no son cojos" y además se les ve curtidos en esto. 

los gallegos, cada uno por una vía
Va a tirar Juanjo que elige el paso lateral derecho, asciende fácilmente el primer resalte y después los agarres escasean. Realiza una travesía ascendente de izquierda a derecha buscando la chapa que protege el paso y antes de llegar mete otro seguro, la chapa está puesta en el lugar perfecto y por la derecha sale del paso para montarse en el espolón que viene desde la izquierda.


Le voy dando cuerda y progresa con rapidez, mientras le pierdo de vista. Hasta que oigo una voz y veo caer algo de material por la canal abajo hacia el interior de la sima, -"puff" me ha parecido que era un friend y estamos como para perder material.
Llega Juanjo a la reunión y con rapidez monta un puente de roca con un cintajo. Le comento que me bloquee la cuerda y voy a bajar a la sima, no veo el friend desde arriba pero lo buscaré en el interior.

Cojo el frontal y rapelo con las piernas en X unos 3 metros, llegando a la arenilla del fondo de la sima, ésta es más profunda y finaliza en un agujero que da hacia el Sur y por donde entra luz. Continúo bajando por la arena un par de metros hasta que veo el "cacharro". -"Menos mal", y subo al nicho nuevamente recuperándome con el atc y con las piernas nuevamente en X.

Me limpio los gatos de arena, pongo la mochila y tomo magnesio, -¡oye que voy!-. Voy ascendiendo primero por el resalte vertical y después comienzo la travesía hasta llegar a la chapa, allí intento visualizar por donde ha salido Juanjo a derechas pero no lo veo y sí veo una fisura de forma vertical de mano izquierda alta. Con la mano izquierda pilla mal, así que en oposición con la mano derecha y pies opuestos tiro hacia arriba y me resulta incluso fácil.

Salgo al espolón y voy ascendiendo por sus fisuras paralelas y dejando atrás la estética Aguja de José del Prado para llegar a la reunión donde está Juanjo.


Al final hemos tenido bastantes imprevistos en este tramo y hemos acumulado 4h 30 minutos de escalada total, perdiendo la media totalmente, la cervezas, la cena y la final del mundial en Soto de Sajambre se nos complican, vamos en el peor de los horarios pero aún vamos en hora.

TRAMO SIN ASEGURAR (IIº, 40 metros):

Descripción: Se camina unos metros desde la anterior reunión hasta unas placas con canalizos muy fáciles de IIº que forman un promontorio, desde el final se camina hasta la base de una chimenea formada por una irregular aguja pegada a la pared de Peña Santa.


Crónica: El problema con el friend ha hecho que los gallegos se alejen un poco. Vamos a continuar sin asegurar porque el terreno es muy fácil y para ello, aunque no guardamos las cuerdas las llevamos una decena de metros recogida en bandolera para ascender por los canalizos hasta la base de la chimenea. Llegamos en escasos minutos y desde allí observamos la chimenea, Juanjo me comenta que los gallegos han ascendido "a pelo" sin cuerda, pero yo en las reseñas leídas vi que tiraban un largo, así que como vamos a tener que esperar en los siguientes largos de igual manera preferimos hacerlo asegurando.

LARGO 7º, (IIIº+/IVº, 20 metros):

Descripción: Este largo consta en ascender por una chimenea a la parte alta de la aguja unos 15 metros, en la  mitad de la chimenea hay un bloque empotrado que se esquiva por la derecha saliendo al espolón y volviendo tras superarlo. Desde la parte alta un corto destrepe de 4 metros (IIIº) a la base de los canalizos.

Crónica: Llegamos a la base de la chimenea, se puede ir por el interior o bien por el espolón, me parece más estético por fuera y como vamos a escalar asegurando, es más limpio.


Asciendo algún metro por fuera, ya puedo ver a los gallegos escalando el primer largo de canalizos, es fácil pero voy metiendo algún seguro, tras ganar los primeros metros la parte alta del gendarme está cercana y aún me salgo más hacia fuera por una serie de resaltes en lugar de ir por arriba del espolón.
Llego arriba y me topo al último gallego que está esperando encima del gendarme porque la terraza de la base de los canalizos es estrecha, así que voy a montar la reunión aquí mismo, por que abajo hay "overbooking".
Mientras aseguro a Juanjo y éste asciende, el último de los gallegos desciende a pie de vía y ya por lo menos tenemos hueco para los dos juntos en la reunión del 7º largo, eso sí nos tocará esperar un buen rato y es que los gallegos son muy buena gente pero van muy muy lentos.
No se si llamarlo metodología, pero es que hasta que no está el último de la primera cordada arriba, no comienza el primero de la segunda y tan siquiera están preparados con la cuerda. Además observamos que se lo toman con relajación ya que charlan en las reuniones largo y tendido. Claramente hay una forma opuesta de escalar, pero esta vez nos toca como última cordada resignarnos y por lo menos pasar un buen rato con ellos, que a simpáticos no los gana nadie.

Esperamos una media hora para poder bajar a la terraza de la base de los canalizos (destrepe IIIº), desde allí observamos que los canalizos son anchos y se puede ascender por diferentes itinerarios en una amplitud de 5 metros, por lo que vamos a tirar paralelamente a ellos (más bien por hacer algo que por adelantar, ya que el último largo es un embudo y sólo se puede salir a escalarlo desde el mismo lugar y está claro que somos los últimos).

LARGO 8º, (IVº, 50 metros):

Descripción: Se trata del primer largo de esta rara formación de canalizos, (representada aquí en su máxima expresión), y asciende en la vertical unos 50 metros de cuerda hasta una serie de terrazas donde hay varios clavos y zonas de reunión. La dificultad va decreciendo conforme ascendemos.

Crónica: Vamos a iniciar la escalada a pesar de estar la segunda cordada de gallegos "en harina", ascenderemos paralelos a su línea de cuerda y así no molestaremos, en la reunión superior ya veremos como nos organizamos.
Le toca a Juanjo pero me cede el paso, no se muy bien el por qúe?, de esta manera el último largo le tocará a él, pero me da exactamente igual quien lo haga y tampoco es hora de preguntar, además este tipo de escalada sobre canalizos de pinza y adherencia me encanta, así que voy para arriba, que ya son las 13:00 horas.

El inicio parece vertical, quizás sea de IVº+, pero sólo son 3-4 metros, además hay que irse introduciendo en el arte de empotrar los pies.


Sale mejor de lo que parece desde abajo y después asciendo a placer por los canalizos, que hace pensar que uno es bueno escalando, protegiendo muy bien con tallas grandes en los surcos y progresando mejor por la textura granulada de la roca.


Tras el precioso tramo, me aproximo a los gallegos, están los tres en la misma repisa y el primero ya ha salido a escalar el segundo largo de canalizos. Justo un par de metros antes de su repisa encuentro otra con un clavo, perfecta para montar la reunión. Y hasta allí aseguro a Juanjo que asciende con rapidez.


LARGO 9º, (IVº+, 40 metros):

Descripción: Se trata de un largo similar al anterior, surcado por canalizos, pero esta vez son algo más verticales de un inicio y más profundos, cosa que dificulta el progreso.

Crónica: Esperamos un poco a que el gallego desaparezca por arriba y Juanjo sale antes del último de ellos. Se mete en uno de los dos surcos profundos y le cuesta salir de los mismos, finalmente lo supera y continúa su ascenso hacia otro tramo vertical.


Esta vez lo supera bordeando la parte más inclinada por la derecha y después desaparece tras la roca, tirando los 40 metros de cuerda del largo, llegando a buenas y amplias terrazas.
Me asegura y tiro hacia arriba, probando en primera persona los canalizos profundos, después todo relaja más hasta llegar a la reunión y juntarnos con la última cordada de gallegos.

Desde allí escuchamos de parte de la primera cordada de 3, que el hueco para estar en aquella reunión es mínimo y que nos recomiendan que esperemos en la reunión del 9º largo. Esperamos una media hora y nos extraña que ninguno de los gallegos salga a abrir el último largo.
Entre tanto están entrando nubes de norte por la cumbre y pasan con rapidez por lo que tiene que hacer viento arriba, -¡llevamos 6h 45 minutos de escalada!-, y de ellas 2 de espera.

LARGO 10, (IVº, 45 metros):

Descripción: Se trata del tercer largo de canalizos, esta vez son menos irregulares e incluso por la parte izquierda no llega al IVº. Se pueden trazar líneas a elegir, según dificultad, más a la derecha más difícil. Todas las líneas van hasta situarse bajo un techo característico donde hay una fisura vertical con varios clavos y cordinos.

Crónica: Tras la espera decidimos salir hacia arriba, ya buscaremos algún lugar antes de la reunión para no molestar, pero es que necesitamos escalar y cuanto antes (el tiempo está cambiando). Tiro hacia arriba casi paralelamente con la segunda cordada de gallegos, ellos van por la izquierda yo de frente.
Esta vez los canalizos son más irregulares, pero el tipo de escalada es el mismo.


Gano metros en la vertical hasta llegar bajo la reunión, de ella me separa un murete que se puede evitar por la izquierda, pero me apetece seguir hacia arriba por "juguetear un poco", algún paso un poco más complicado que el resto de largo, pero llego a la reunión de igual manera.
Allí hay una repisa que ocupan los compañeros, así que paso un poco de largo y monto el tinglado en una fisura por encima de la "mega reunión galega".

La escalada se ralentiza, ya no entra un alfiler allí arriba, así que Juanjo va a tener que esperar abajo a que el primero de los gallegos complete la apertura del último largo. La escalada se alarga y tarda unos 45 minutos en abrirlo, estamos desesperados. Después sus compañeros suben a buen ritmo mientras aprovecho a recuperar a Juanjo, también sube el último gallego y les cedemos el paso para el último largo ya que ellos van primero.


Son las 16:10, ya han pasado 8 horas y 20 minutos desde que iniciamos la escalada y por fin nos toca escalar el último largo, la parte buena es que tenemos visualizado el itinerario y "cantados" donde están todos los seguros fijos de la pared, en total dos cordinos y dos clavos en los primeros 15 metros de escalada.

LARGO 11º, (Vº-, 50 metros):

Descripción: Es el largo más difícil de toda la vía, así que como es el último hay que tener cuidado. En sí no tiene ningún paso difícil pero es mantenido y los brazos ya llevan unos cuantos metros de escalada. Se sale en travesía de izquierda a derechas ascendente (cuidado en no subir muy arriba) y con cuidado se van buscando todos los seguros disponibles, que son 4 en los primeros metros. Tras 20 metros de travesía el itinerario gana la vertical e incluso al final asciende un poco a izquierdas para llegar a la parte alta de la montaña a unos 20 metros al Oeste de la cumbre y su vértice.

Crónica: Estamos solos, el último gallego a salido hacia arriba y Juanjo no quiere tardar en ascender, para ir viendo donde de quita los seguros (por fin alguna ventaja de ir a rueda). Yo desmonto la reunión improvisada y me bajo a la repisa y a la reunión buena, desde allí podré ver a Juanjo realizar su travesía.

Sale y va rápido y en los primeros cinco metros ya ha chapado un clavo y un cordino, eso sí están un tanto escondidos entre los surcos calizos.


Juanjo va muy bien, va ganando metros de cuerda con rapidez e incluso le da tiempo a proteger con algún friend por el camino, casi en los primeros 30 metros van 5 seguros. Hasta que desaparece tras la roca grisácea, mismo color que se está poniendo el cielo.


Tras unos minutos y por la velocidad de la cuerda, entiendo que el largo es mantenido y tras 50 metros, un minuto de pausa y oigo: -¡reunión!-.

Pues parece que ha llegado así que es mi turno, desmonto con rapidez la reunión y salgo, primero realizo una travesía de un par de metros horizontales a derechas y después asciendo por la parte más sobada de la roca, el itinerario es evidente va ascendiendo en diagonal, los seguros están cerca y siempre hay pies más o menos buenos.
Tras los primeros 15 metros en diagonal, hago un paso a derechas un poco más delicado, pero se hace bien ya que lo protege un cordino, además todo está lleno de canalizos por lo que pinzando se va haciendo bueno todo.
Cambio de dirección, ahora asciendo en la vertical unos cuantos metros y las dificultades disminuyen, además Juanjo a metido algunos friends grandes en los canalizos. Cuando parece que ya está todo y que el largo va a morir de más a menos, desaparecen las buenas manos y la vía tiende a izquierdas en dirección a una pequeña depresión, sin lugar a dudas es el final y ya quedan pocos metros.
Veo el casco azul de Juanjo y ahora sí es más fácil, estamos fuera, -¡bien!-.


Lo celebramos, las vistas son increíbles, no se decir a que vertiente mejor, pero estamos ya arriba. Mientras Juanjo desmonta la reunión que le han cedido los gallegos, yo me dirijo a la cumbre donde está el vértice y los compañeros, nos felicitamos mutuamente y esperamos a que llegue Juanjo que no tarda en hacerlo.
Han sido 9 horas colgados, de las cuales 3 se podría decir que han sido de espera, pero ha merecido la pena todo.


Bebemos agua, comemos, fotos para allá, para acá y para el otro lado, -por fin he conseguido llegar aquí arriba tras mi tercer intento-.

Son las 17:00 horas, está claro que ya no vamos a descender a Soto, nos contentaremos con dormir en Vega Huerta esta noche, el descenso nos ocupará unas tres horas y sólo tendremos una más de luz. Además vamos a ver como se nos da ya que está soplando fuerte viento de Norte que nos obliga a abrigarnos y con él una densa neblina que se aproxima en nuestra dirección.


DESCENSO:

Caminamos desde el vértice geodésico unos metros hacia el Este, desde allí comienzan los puntos amarillos que nos guiarán por la Canal Estrecha hasta la base de la montaña. Pero para llegar a la mencionada canal aun nos queda un tramo bastante largo y delicado.
Descendemos por una canal descompuesta hacia el norte algunos metros hasta llegar a la altura de la zona de las llambrias, vemos a los gallegos que están casi al final de las mismas y nos dirigimos hacia allí.


Vamos realizando travesías laterales por llambrias, pequeñas trepadas y destrepes para llegar a un hombro, desde donde el itinerario y los puntos amarillos cambian de vertiente, ahora van más bien por la sur.
Podemos ver la Brecha Norte abajo entre la niebla que comienza a meterse, se trata de la salida de la Canal Estrecha y aunque parezca que ya está ahí nos queda aún "tela que cortar".


Continuamos la bajada, llegamos a una fisura vertical, que se destrepa y después a un pequeño espolón con buenos agarres pero aéreo. Hay que poner los 5 sentidos en el descenso ya que es exigente y llevamos ya muchas horas de actividad.


Por fin hemos destrepado el último muro y una travesía fácil nos lleva manteniendo altura hasta la Brecha Norte.


Desde allí nace la Canal Estecha, aunque la primera parte es una simple pedrera a pocos metros comienzan los resaltes rocosos y la línea de rápeles.
Mientras nos despedimos de los gallegos que van a buscar otra línea de rápeles que les depositará en la vertiente Sur. Nosotros seguiremos el camino que conocemos y que tenemos reseñado.

Llegamos a la primera línea de rápeles y no vamos a destrepar a no ser que lo veamos sencillo, tiramos el primer largo de cuerda hacia abajo.



Rapelamos los dos y continuamos destrepando por la canal, ahora parece que es más fácil y podemos continuar hacia abajo, llegando en breve a la segunda instalación, decidimos no rapelar y vamos bajando como podemos por el interior de la canal que se estrecha.
Llegamos a la tercera instalación con argollas y decidimos montar esta vez un segundo rápel, hay un buen resalte y nos lleva a parar a un nevero, menos mal que tenemos 60 metros de cuerda si no las íbamos a pasar canutas para bajar por la nieve, de esta manera hemos llegado a la pequeña rimaya y descendemos algunos metros por el interior hasta llegar a pedrera.
Nuevamente perdemos altura hasta el borde del último resalte, allí hay una nueva instalación de rápel y la vamos a usar para completar el tercero de la canal y llegar al inicio de la misma, lugar donde ya había llegado ascendiendo hace unos años.

Comenzamos a bajar por zona más fácil, la niebla se ha metido y buscamos un hito en el lateral izquierdo de la canal según se desciende que nos indique el camino de vuelta por arriba, ya que no hemos traído los crampones y no podemos volver por el nevero y por la Brecha de la Forcadona. (Este itinerario nos lo indicaron el día anterior durante la aproximación la cordada de catalanes y navarros).


Al fin, antes de llegar al nevero encontramos el hito, la niebla se ha metido ahora densa y tenemos que estar muy atentos de las sendas e hitos, además ya son las 19:00 y tenemos algo más de un par de horas de luz.

Seguimos una sucesión de hitos que nos llevan a bordear y circunvalar la montaña, instintivamente esperaba que Vega Huerta estuviera tras la travesía pero sólo hay niebla y los hitos nos llevan a continuar la travesía primero hacia abajo y posteriormente a ascender hacia un collado.


Intento entender la dirección que llevamos, veo que en el collado el viento asciende de atrás por lo tanto vamos en dirección norte-sur, pero tras pasar a la otra vertiente (o lo que pienso yo que es la otra vertiente) el viento continúa soplando. Estamos bastante liados y no sabemos la dirección que llevamos, sólo nos queda seguir los hitos hasta el final, hacia algún lugar llegarán pensamos.

Ahora los hitos mantienen la altura, vamos progresando por pequeñas terrazas y no debemos de perderlos de ninguna de las maneras.


Por las terrazas llegamos a una nueva canal arenosa, parece que hay trazos de senda, en forma de zetas, ésto nos reconforta pero ascienden hacia arriba y aún estamos a 2.400 metros según el altímetro -"cuando narices vamos a perder altura y lo mejor hacia donde?"-.
Ascendemos por la ancha canal hasta llegar a un nuevo collado, hay un hito y restos de senda que descienden hacia la vertiente opuesta por terreno arenoso, más abajo se ven neveros y la niebla no nos deja ver más alla de 50 metros.
Ésto promete ser largo y paramos a comer algo, mientras echamos el recuento mental de las barritas que nos quedan y como las vamos a dosificar, la verdad que nos entra la risa, -"tenemos los plumas en la mochila, quizás haya que usarlos esta noche, jajaja"-.


Comenzamos a descender por la canal arenosa, los hitos desaparecen y la canal coge inclinación. Podemos ver unos neveros más abajo a duras penas, pero la canal parece que se corta.
Descendemos unos cuantos metros más,  mientras la mente comienza a pensar sobre probables acontecimientos. Llegamos a un sorprendente hito cuando ya pensábamos que habíamos perdido la línea de hitos, justo en este lugar la canal se bifurca y nos cambiamos a la de la izquierda.

Bajamos por unos destrepes un tanto aéreos y parece que al fin ya hemos perdido 100 metros de desnivel en un rato, ahora los hitos son más comunes y éstos nos llevan en travesía hacia la izquierda por unas paredes rocosas.
De pronto escuchamos voces, deben ser los gallegos provienen de entre la niebla y hacia la zona donde nos llevan los hitos, -"¡bien!". Perdemos altura por tramos de rocas en diagonal hacia la izquierda, parece que quiere abrir y estamos dejando la niebla un tanto por arriba.

Un pequeño claro nos deja atisbar algo verde en las profundidades, queremos pensar que es Vega Huerta pero nuevamente se cubre. Descendemos ya con otra ilusión y sobre todo con la idea de que vamos por el buen camino, se puede decir que hemos tenido mucha suerte de ir siguiendo los hitos.


Continuamos el descenso y por fin hemos dejado atrás la niebla, efectivamente aquello es la zona de Vega Huerta, además puedo ver a los gallegos por delante superando la zona kárstica por la que pasamos esta mañana. -"Ya nos queda poco"-.


Atrás dejamos una recortada zona de agujas, canales, brechas, collados y pedreras cubiertas de niebla, que por poco nos han jugado una mala pasada. Pero hemos salido y ya estamos caminando rumbo al refugio que vemos más abajo.


Atravesamos la zona kárstica cada uno por un lugar, la inercia nos separa y caminamos para llegar al refugio reventados a las 20:30, después de casi 14 horas de pateo y escalada. Allí están los gallegos que sorprendentemente deciden bajar a Soto de Sajambre a pesar de que la noche esta al llegar y hace un viento fuerte de Norte.

Nos despedimos de ellos y tras la cena disfrutamos de un atardecer en Vega Huerta con las dueñas del "prao" de vigilantes.



Lunes 14 de Julio: SORPRESA Y VUELTA A CASA.

Un golpeo en la puerta del refugio nos agita enormemente, después se abre y vemos dos frontales alumbrándonos. Se trata de dos mujeres montañeras, para ellas será inicio de la noche pero para nosotros es final de jornada y ya llevábamos durmiendo más de una hora.
Vienen abrigadas y es que el tiempo ha empeorado, las alertamos de la situación, de que somos dos y de que cuidado con el ratón ladrón. Una de ellas me suena la cara, intento pensar de qué y ya caigo es Esther Sabadell, ochomilista catalana y con la que coincidí hace algún año también una nochevieja en Goriz.

Cuando parece que el respeto se adueña del refugio otro golpe en la puerta, ¡joooder!, otros dos frontales, son casi las 12 de un Domingo de Julio, ¿es que la gente no tiene otra cosa que hacer?, se trata de dos hombres uno de ellos francés y otro español, el español se comporta pero el francés y la española se tiran un buen rato con objetivos muy diferentes a la escalada, jugueteando quien trae el queso más bueno y regocijándose de que tienen muchas cosas en común, incluso creo que acaban juntos en la estrecha litera.    -¡Viva el calor humano!-. 
Por fin ya no me acuerdo de más....

Suena el despertador del móvil, son las 5 de la madrugada, pero es que curramos hoy y nos separan 500 kilómetros de casa. Desayunamos sin tope de decibelios y partimos con los frontales hacia Soto de Sajambre. Es noche cerrada y parece que el cielo está estrellado, no es así en los valles donde hay bastante bruma, además el viento a dejado de soplar, una noche agradable.

Se camina muy a gusto con el frescor de la mañana, dejando atrás las Torres de Cotalbín y observando hacia el Este el Macizo Central de Picos de Europa y la bruma entrando por la Garganta del Cares.             -"Expectacular"-.


La silueta de Peña Santa por detrás no la olvidaremos, sus líneas son progresivas pero no hace referencia a lo que esconde en su interior, un auténtico mundo de agujas y canales.


Está amaneciendo, vamos cruzando todo el terreno rocoso por el camino serpenteante y podemos apagar los frontales. Vamos en dirección Sur y nos estamos acercando al Collado del Burro tras la primera hora de marcha. También hay nubosidad en los valles del Sur.


Tras pasar el collado no paramos y continuamos ahora en descenso por la Canal del Perro, a pesar de tener su inclinación se desciende bien, la piedra es de grano fino y hay bastante cantidad, por lo que coges rapidez y sin machacar mucho las rodillas. Nos estamos introduciendo en la niebla.


Perdemos altura con rapidez las centenas del altímetro van descendiendo y las agujas y la niebla nos ofrecen bonitos paisajes, pero nuestro objetivo está bastante más abajo y sobre todo nos urge llegar pronto a él.


La vegetación va apareciendo y esta vez no hay ningún perro que nos guíe por la canal. Llegamos al Collado del Frade, a partir de aquí todo es nuevo para nosotros y esperamos que también corto. En un cartel reza que el Refugio de Vegavaño está a hora y media, la misma hora y media que llevamos de recorrido. 
Por una cómoda senda entre prados verdes llegamos a otro collado que cierra todo el circo donde se alimenta el Río Dobra, todo esto ya es cara norte y se nota por la vegetación.
Los matorrales de retama se comen casi el camino, nos tenemos que abrir paso entre matorrales en numerosas ocasiones, mientras descendemos con rapidez a un nuevo collado situado más abajo, el Collado del Cueto.


Tras las dos primeras horas de descenso, desde "el Cueto" cambia la vegetación; las retamas dan paso a hayedos y la humedad es mayor. Es la parte más bonita del itinerario y da gusto caminar por aquí.
La pendiente ahora es mayor, la senda serpentea y pierde desnivel con rapidez.


Pasamos junto a un gran roble, esta última parte de descenso tiene menos pendiente y hay bastantes vacas pastando en humedales. Cruzamos el Río Dobra por un puente y continuamos por una bonita senda que ahora mantiene la altura. Es una zona muy húmeda, hay varias zonas encharcadas y tenemos que buscarnos la vida para no llenarnos de barro por los caminos.
Ahora el camino tira un poco hacia arriba, las laderas llenas de vegetación nos hacen ver que el valle continúa hacia la izquierda, debe estar ya la Vega de Avaño y su refugio muy cerca. Además sentimos curiosidad por ver a que zona salimos de la vega y por donde debíamos de haber ido hace dos días.

Las laderas van abriendo y salimos junto a un vallado de ganado, al otro lado vemos el Refugio de Vegavaño y un poco más arriba toda la extensión del prado. -¡joder, esto no cuadra nada con el mapa de alpina!-.
Atravesamos el prado por su mitad, dejamos casitas de uso agrícola a ambos lados y llegamos a la pista de vehículos del inicio de la vega. Bueno ahora sólo nos queda seguir la pista.
Aprovechamos para comer algo sentados en una piedra mientras vemos que el cielo está un tanto encapotado, no nos extrañaría mucho que cayera alguna gota.


Tras el breve descanso iniciamos la marcha hacia abajo por la pista, dejamos atrás el aparcamiento y nos lanzamos a tumba abierta por los hayedos rumbo a Soto, pueblo al que llegamos tras poco más de 3 horas y media desde el inicio del descenso.
La verdad que no hemos tardado mucho en descender, nada comparable a las 6 horas que tardamos en subir con pérdida incluída.


Atravesamos la población, el sol ya se hace notar entre las nubes y nos aproximamos al bar de la población, allí vemos gente, -¡anda si son los gallegos, jeje!-. Nos alegramos de verlos y nos despedimos calurosamente, dejándonos las direcciones de correo y quedando para otra ocasión, eso sí nosotros por delante, jeje.

Llegamos al aparcamiento allí está el coche, -¡ostías, ya no me acordaba del problema de la gasolina!-.
Nos tiramos al suelo, nos quitamos las botas, la mochila al suelo y todo por allí desperdigado.


Entre prisas, un llamativo chinche se me posa en el polartec y me dice: -"mira tío la verdadera vida es la que uno vive cuando está en armonía con la naturaleza y sólo piensa en las necesidades básicas primarias"-,  o eso quiero entender yo.

Si llegamos a la gasolinera o al trabajo eso ya da igual.

fotos de: Juan José Felipe y Daniel Pelegrina





2 comentarios:

  1. Que guapada de viote
    Habrá algún día (espero) que yo tb pueda hacer esto
    1 saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro Ester. Hay un proverbio vasco que dice:
      "Non gogoa, han zangoa"- "donde van tus pensamientos, van tus pasos".

      Eliminar