jueves, 2 de mayo de 2013

Puig Campana, espolón central (Vº, 400 metros)

El puente de Mayo estaba al caer, queríamos cerrar la temporada de nieve con la Coulour de Gaube al Vignemale, un bonito manjar para terminar, pero por enésima vez esta temporada un nuevo frente nos dejaba 50 centímetros de manto blanco en todo el Pirineo. Tras valorar las distintas posibilidades el calor alicantino nos llevó para el levante, en el coche David, Jacobo, Juanjo y yo.



Ese mismo Martes tras cenar en Finestrat acabamos vivaqueando en Sella, hasta la cuatro de la madrugada que cayó una pequeña tormenta y nos obligó a meternos corriendo en el coche para no mojar los sacos, al rato otra vez para fuera a terminar el 5º, 6º y 7º sueño.... A las 8 de la mañana ya recibimos la medicina que buscábamos, los cálidos rayos levantinos, con la roca algo mojada el primer día nos dedicamos a subir al Puig Campana caminando por la mañana y a escalar en la escuela de Sella por la tarde.

Jueves 2 de Mayo, era el día.

Tras cenar la noche anterior nuevamente en Finestrat, vivaqueamos en la curva de la carretera desde donde parte el camino de ascenso al Puig Campana pasada la Font del Molí, Jacobo esta vez no nos iba a acompañar, así que subíamos los tres rumbo a la base del espolón.

Introducción:
Se trata de una escalada clásica en roca caliza alicantina, mucho canto y una roca muy adherente, la vía no supera en ningún momento el Vº grado y la estética forma del espolón vista desde lejos atrae a numerosos escaladores de toda la geografía española, siendo una de las vías que todo escalador no puede dejar de realizar. Su apertura se realizó en 1965 por C.Torregrosa y M.Gascón. Están equipadas algunas reuniones y podemos encontrar numerosos clavos durante todo el itinerario, siendo su descenso casi más peligroso que el propio ascenso debido a los continuos destrepes de IIIº protegidos con cables de acero.

Aproximación:
Es evidente, desde la curva de la carretera se toma una amplia pista que asciende en dirección a la pared, a los pocos minutos una senda parte a la derecha de la pista, está marcado con puntos rojos por lo que es imposible perderse.


 La senda siempre tiende a montarse en una zona alomada y los pinos nos acompañaran hasta las proximidades de la pared, hay mucha piedra suelta pero la mayoría de las bifurcaciones nos llevarán a la pared, y más concretamente al "escudo", placa fácilmente reconocible situada a la derecha del primer largo y que nos indica el inicio de la vía.

Llegamos bien hasta allí, nos costó un poco seguir el ritmo del David, que marchaba como un toro, y con los primeros sudores de la jornada, cargados con el material llegamos al pedregal bajo la pared por el que ascendimos bajo la placa del escudo. Allí nos preparamos para la "guerra" y David decidió subir el primero, (en otros casos hubiéramos sorteado pero iba con mucha confianza así que tiró de primero sin discusión).

LARGO 1. (IV+ 55metros):
El inicio esta pintado en la propia roca donde reza: "ESP CENTRAL", se ascienden unas gradas fáciles de IIIº en dirección a un espolón muy marcado en la parte izquierda del escudo,


 lo evidente parece continuar por un diedro pero hay que montarse en el espolón, se comienza a notar la sensación de vació y un clavo protege el IVº+ inicial, la vía comienza potente aunque luego afloja, desde allí se continúa por terreno más fácil hasta una repisa donde están los dos primeros parabolt de la reunión1.


En el primer largo hemos hecho la primera toma de contacto con la roca, la sensación de vacío y el pasito aéreo para empezar ha estado bien, además han sido 55 metrazos de cuerda, ahora nuevamente por sensaciones me propongo para hacer el segundo de los largos y el tercero para Juanjo y así iremos turnándonos toda la vía, cambiando de asegurador y aperturista.

LARGO 2. (IVº+, 50metros):
Desde la plataforma se sale a derechas por un irregular diedro, se puede dar por una placa tumbada de Vº o bien ascender por su derecha IVº+,


 desde allí comienzan una serie de árboles que hay que ir dejando a la derecha para continuar los 50 metros hasta el tronco de uno de ellos, esta zona es un tanto perdedora aunque más bien "todos los caminos van a Roma" así que desde el diedro hay que ascender vertical hasta un buen árbol casi a la misma altura que el bosquecillo que hay más a la derecha, allí se pueden poner varias cintas como reunión. A mitad de este largo llega un posible itinerario para ascender caminando y saltarse los dos primeros largos.


Yo en este caso, superé el tramo más duro por el diedro de IVº+, dejando la placa para otros y continué hacia arriba, la verdad que nos liamos entre las indicaciones de uno, del otro, y mis pensamientos, y pasé un árbol por la derecha, rozando allí bastante las cuerdas y llevándome alguna rama puesta en la mochila, un poco más arriba se acaban viendo clavos y más señales del paso de escaladores.

LARGO 3. (IVº, 50metros):
Se trata un largo de mero trámite que consta de una primera travesía hacia el bosque de árboles y una posterior trepada para salir al gran espolón, un largo que nos deposita en el verdadero espolón central del Puig.


Esta vez sólo faltaba Juanjo por abrir que le tocó bailar con la más fea, o más bien con las dos más feas (éste largo y el último), eso sí por el camino bailó con la más guapa del baile (el 6º largo). tiró hacia la derecha hacia la zona de arboleda, IIº Y IIIº, casi no metió nada y antes de llegar al espolón y para montarse en él, ascendió una chimenea de unos 4-5 metros para llegar a la reunión que montó el mismo con unos friends, zona en donde ya daban los primeros rayos de sol del día.

LARGO 4 (IVº 55metros):
Es el primer largo que transcurre por el espolón, el patio es considerable y a pesar de no tener ningún paso excesivamente duro el primero nada más salir ya te pone en su sitio, posteriormente es ir ascendiendo por el filo hasta llegar a una repisa donde se encuentran dos parabolt para montar la reunión tras casi toda la longitud de cuerda.
Nuevamente David lo abrió y sin muchos problemas con paciencia fue ascendiendo mientras nosotros esperábamos más cómodos al sol observando que estaban creciendo algunas nubes sobre las poblaciones de la falda de la pared.


LARGO 5 (IVº+ 50metros):
Ahora el espolón se torna muy vertical, parece que por el filo es imposible progresar, pero por la parte izquierda hay una chimenea y varias fisuras paralelas, para llegar a ellas hay que realizar una travesía hasta la base de la chimenea y desde allí ascender por la chimenea, es bastante vertical pero tiene muy buenos agarres a pesar que desde lejos impresiona. Cuando se gana altura un bloque tapona la chimenea se puede hacer con un paso duro o salirse a una terraza a la derecha donde hay un clavo, sin duda mejor opción. Desde la terraza se trepa un bloque y aparece una grieta fácil con vegetación por donde se progresa hasta llegar a un cable grueso de acero antes de un gran árbol, allí se monta reunión.


Tras leer la reseña partí a realizar el largo, en una reseña IVº+ y en la otra Vº, parecía muy vertical pero una vez que iba ascendiendo iban apareciendo por todos lados apoyos cómodos de pies y buenas manos. Para proteger mejor que para subir casi, y pronto llegué a un paso que tiraba algo hacia atrás, busqué y vi que hacia la derecha había una terracita para escaquear el paso, así que no lo dudé, aparentemente más fácil continué por el lateral terminando de ascender la segunda parte más tendida y llegar a la pedazo de reunión entre matojos.  


LARGO 6º (Vº 45metros):
Para mi gusto el largo más bonito de toda la vía. Este largo no asciende por el propio espolón si no que se dirige a unas fisuras situadas a la izquierda del mismo. Desde la reunión anterior se pasa bajo las ramas de un gran árbol, desde allí los puntos rojos indican perfectamente la vía y tras realizar los primeros metros casi caminando uno se encarama a la pared, un sistema de fisuras surcan la pared y una en particular ascendente de izquierda a derecha con una flecha roja es la elegida. Parece fácil pero una vez se va ascendiendo las fisuras se van estrechando y los apoyos de pies disminuyendo de tamaño, hay un par de clavos para asegurar. La parte alta de salida es la más bonita y donde las pulsaciones te suben antes de salir a una zona de terrazas por donde llegar a los dos párabolt de la reunión.


Juanjo tiró el largo decidido, pronto encontró la flecha en la pared y comenzó su ascenso, le vimos asomar por encima de las ramas del árbol y en mitad de la pared se paró demasiado tiempo, al igual que en la parte alta, intuimos que había algún paso más delicado de lo normal y estaba protegiendo, pero no tardo mucho en continuar y llegar a las terrazas de la parte alta hasta que desapareció de nuestra vista por encima de las rocas. Lo siguiente que escuchamos fue gritar y "jurar en araméo", alguien había hecho sus necesidades a dos palmos de los parabolt y Juanjo no lo había visto, en fin........ aun hay gente en la montaña que no ve más allá de la punta de sus gatos.


LARGO 7 (Vº, 50metros):
Éste largo presenta el paso más duro de la vía, hay que decir que desde la propia reunión anterior se ve que el espolón se torna más delgado y vertical. Primero se va ascendiendo por terrazas fáciles hasta llegar a un diedro anaranjado que se asciende por una fisura en la pared de la izquierda, allí hay un cordino blanco para asegurar y llegar al final de la placa que contiene la fisura, con buena mano izquierda al final de la placa hay que salir por la derecha y tiene un paso potente donde apretar y llegar con la mano derecha a un buen canto. Una vez que se sale del paso las dificultades descienden y se termina llegando a una nueva reunión parabolada.


Le tocó a David, hay que decir que la línea era estética y aún más si contamos que la niebla se comenzó a meter, por momentos entreveíamos a David tirando para arriba creando una escena puramente televisiva, por si acaso le hicimos unas cuantas fotos. Llegó al paso y pegó un par de quejidos exclamativos, estuvo veinte segundos de reloj en el paso y tiró hacia arriba sin excesivos problemas, llegando a la reunión un buen rato después.


LARGO 8 (IVº, 40metros):
A partir de aquí lo más duro ya ha pasado, aún se continúa por el espolón y frente a la reunión tenemos una placa tumbada, parece ser que es de Vº, pero por la izquierda se hace muy bien y sale de IVº aéreo pero con buenos agarres.


Tras superar la zona un tramo fácil y se llega a un segundo muro que contiene una fisura vertical, se asciende por la fisura en donde el primer paso para meterte en ella es el más duro, tras superar escasos 3 metros se llega a la última terraza de la vía donde en varios viejos parabolt nos sirven de seguro, y aseguro a mis compañeros por donde vas sacando la cabeza tras varios minutos, las nubes se han disipado y podemos ver la costa y sus pueblos.


 LARGO 9 (IVº, 55metros):
Es el último largo de la vía, la verdad que es otro largo un poco para dejarte en el punto de inicio de descenso más que escalable por apetencia, se trata de un diedro que sale desde la plataforma de la última reunión, el único paso de IVº es justo al inicio para entrar en el diedro que va tomando vegetación a la vez que van apareciendo terrazas cada vez más abiertas y algunos árboles,


 cuando las terrazas son más bien de caminar se monta reunión para asegurar a los compañeros y ya se termina caminando hasta el inicio del descenso marcado con un GO y flecha roja a la derecha.

foto de "cumbre" o final de vía mejor dicho
Descansamos un poco y disfrutamos de las vistas al levante, la verdad que ha sido una escalada bastante aconsejable sin ningún paso excesivamente duro y con 9 largos que bien pudieran haber sido alguno más, ya que terminamos todos bastante bien. Tras la escalada iniciamos el descenso por donde nos manda la flecha roja.


La verdad que pensaba que el descenso se trataba de una especie de terrazas equipadas con cable, pero mi idea se desvaneció cuando vi el descenso. Se trataba de numerosas chimeneas a destrepar de IIIº, con algo de arenilla entre medias, eso sí con un cable de acero (si tienes un accidente por lo menos el cadaver lo encuentran) jeje.


Todo el descenso está marcado por puntos rojos que marcan el itinerario en donde no puedes perder la atención ni un sólo momento, para mi es más peligroso el descenso que el ascenso a esta montaña, tienes que andar cambiando el cabo de anclaje de cables e ir destrepando numerosas terrazas, chimeneas y resaltes.


Los tres nos vamos separando unos de otros, David se aleja entre las viras, Juanjo va en medio y yo me voy quedando, voy atento a 100% y no pienso demasiado en seguirlos ni en ir rápido.


Poco a poco y tras unos 45 minutos de descenso llegamos a la gran pedrera del Puig Campana, un buen pedregal poco estable, en donde ahora sí se puede descender con rapidez tumba abierta hacia abajo, con la vista puesta en la playa y en un posible baño.


Antes de llegar a la Font del Molí, unas últimas miradas hacia atrás para divisar el maravilloso y estético espolón central.



En la Font del Molí nos esperaba nuestro "chofer" Jacobo, con todas las cosas por fuera del coche y deseando que llegáramos, nos refrescamos con el agua templada de la Font del Molí y con algo de comida en el estómago la tarde-noche terminó de fluir inesperadamente:

café
abuelo ciclista
Brasil
Pablo
Benidorm
casa
barbacoa.

cada cual que fabrique su historia final.  

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar